Dale «valor» a tu propiedad atribuyéndole el precio justo

Asegúrate de no incurrir en gastos adicionales por la transacción